Picnic en Hanging Rock: de la novela gótica a la ciencia ficción

Tres adolescentes y su profesora de matemáticas desaparecen en Hanging Rock el 14 de febrero de 1900 durante un almuerzo campestre. Esta es la irreductible sinopsis de la novela de 1967 de Joan Lindsay (Victoria, 1896-1984) Picnic at Hanging Rock y de la película homónima de 1975 de Peter Weir (Sidney 1944). La novela pronto se convirtió en el libro más famoso de cuantos escribiera su autora -el único por el que se le recordará- y la película hizo de Weir un autor que a los 31 años había filmado una obra de arte no superada después (en mi opinión) por ninguna de las películas con que cuenta en su haber, a pesar de The Year of Living Dangerously (1982), The Mosquito Coast (1986) o Dead Poets Society (1989). Es cierto que dos años después de Hanging rock dirigió The last wave -con Richard Chamberlain en el papel protagonista-, que ejerció cierta influencia en algunos filmes posteriores de tema apocalíptico. Weir consigue atmósferas letárgicas donde la climatología es un síntoma de los cambios que van a obrarse en los protagonistas. Los más simples elementos de la naturaleza -el vuelo de una bandada de pájaros, un cisne que se desliza sobre un lago- se convierten en símbolos o en presagios de un misterio a pleno sol. Un contrapicado, una inocente flauta incidental o la saturación amarillenta de la luz del mediodía en el sudeste australiano logran el efecto perturbador y jamás enfático de las mejores obras de Weir.

irma leopold

Irma Leopold, Marion Quade y Miranda (la única cuyo apellido se omite significativamente) reciben permiso de su su institutriz Greta McCraw -profesora de matemáticas- para alejarse del grupo y explorar los contornos más llanos de la Roca. A estas bellas e inteligentes gracias las sigue de cerca la gordita y simplona Ethel Horton, que no tarda en mostrar su hastío por la expedición; el misterio la descartará en el momento culminante y regresará junto al resto de sus compañeras presa de la histeria. Las adolescentes tienen tiempo de pronunciar dos o tres frases relevantes antes de desaparecer. También se han tendido sobre la hierba y como abatidas por unos efluvios narcóticos que exhalara la piedra han dormido profundamente unos minutos. Al despertar se han encaminado en un estado cercano a la hipnosis hacia las entrañas de la Roca y no han regresado ya. Tal vez nos encontremos ante un misterio de signo geológico. Los relojes se han parado a las 12.00 y la razón esgrimida por la cartesiana institutriz es de índole magnética. En este punto el tiempo empieza a ser relativo y queda en el ambiente una de las más poderosas hipótesis de la desaparición.

Hanging Rock tiene unos seis millones de años de antigüedad y se alza a 718m sobre el nivel del mar en el llano entre los dos municipios pequeños de Newham y Hesket, a unos 70 km al noroeste de Melbourne, a pocos kilómetros al norte de Mount Macedon, un antiguo volcán. A poco que investiguemos sabremos que el área se encuentra dentro del territorio de la nación Wurundjeri. Era un sitio de iniciación masculina y la entrada estaba prohibida a todos menos a los varones partícipes de la ceremonia. Después del asentamiento colonial  los pueblos aborígenes de la zona fueron desalojados rápidamente y forzados a abandonar el lugar en 1844. La hipótesis de una represalia aborigen de índole mágica por la profanación de sus tierras apenas tiene cabida y no se sugiere ni en la novela ni en la película. Pero los ritos de los pobladores de Australia y sus vías de conocimiento tienen gran relevancia en The last wave y Peter Weir los había estudiado. Quede pues esta hipótesis flotando en el aire cargado de la Roca.

El carruaje regresa al colegio Appleyard sin sus tres alumnas más brillantes y sin la profesora McCraw, que ha desaparecido también cuando iba a buscarlas. Llanto y consternación. Parte policial. Los sabuesos rastrean la zona al día siguiente. No hay resultados.

Picnic-At-Hanging-Rock-__5

picnic-hanging rock

hanging rock

hangingrock

Nadie tiene una explicación, ni siquiera una sospecha bien fundada. El cochero le dice a la directora del colegio que las niñas y McCraw “se perdieron” en la Roca. “Perderse” es una solución provisional. Las imaginación de criadas y populacho apunta al sensacionalismo: rapto, violación, asesinato. La ausencia de pruebas hace que pueda mantenerse la esperanza durante algunos días. La esperanza de que sigan con vida va decreciendo pero el misterio sigue vivo. ¿Qué les ha sucedido? Será el lector/espectador quien lo decida. No se trazan líneas especulativas ni en la novela ni en la película. Nada es explícito. El juego de sugerencias se ha desplegado mediante un sutil entramado de pistas al que podemos dar cuerpo o abandonar ahí, en la cueva o en el precipicio: en el accidente.

Pero no podemos creer en el accidente. Podemos creer en el cuento fantástico. En el misterio. En la tradición anglosajona de la novela gótica victoriana como reacción al racionalismo, en Henry James y en Emily Brontë. Tenemos un internado femenino donde  reinan el orden, las jerarquías sociales y la tensión homoerótica. Proliferan los pasteles en forma de corazón y las tarjetas el día de San Valentín. Hay una señora Appleyard dominada por las apariencias, diseccionada con fina ironía por Lindsay. Hay tópicos renacentistas y reminiscencias platónicas. Tenemos el picnic como excepcional incursión en lo agreste y en lo desconocido.

“Todo cuanto vemos no es sino un sueño dentro de otro sueño”, dice Miranda en la primera escena citando a Poe. “Todo empieza y termina en el mismo lugar”. “Mirad, parecen hormigas”, advierte Irma mirando a quienes yacen sobre el césped mientras ellas ascienden por los vericuetos de la Roca. Acto seguido Marion reflexiona: “creo que hay un número sorprendente de seres humanos que vive sin ningún propósito. Aunque lo más probable es que estén llevando a cabo alguna función necesaria que a ellos mismos les resulta totalmente desconocida”. La frase es demasiado significativa como para no prestarle atención. ¿De qué son estas chicas instrumento? ¿Al servicio de qué fuerza o misión quedan al perderse en ese “milagro geológico” que es Hanging Rock?

Joan Lindsay ambientó la novela en 1900 pero la escribe en 1967. Se sabe que el manuscrito de Picnic at Hanging Rock contaba con un último capítulo que ofrecía la solución al enigma. El editor lo descartó y sólo se publicó veinte años más tarde. En 1905 Einstein había formulado la primera teoría de la relatividad, que pretendía resolver la incompatibilidad existente entre la mecánica newtoniana y el electromagnetismo. Picnic en Hanging Rock nos lleva por el sendero que va desde la novela gótica a la ciencia ficción; Miranda no es una Alicia newtoniana sino una beldad de Poe avant-garde: una Ligeia planckiana. Ella, la reflexiva Marion Quade y la imperturbable McCraw han caído aquí.

Irma Leopold regresa pero no recuerda nada.

El episodio secreto de Picnic at Hanging Rock -que no consta en la edición española: se ha optado por eternizar el misterio y promover la conjetura- se publicó en Australia en 1987. Sus claves acá.

El primer capítulo de la novela en la traducción española aquí en pdf, cortesía de Impedimenta.

picnic-at-hanging-rock-movie-poster-

Anuncios

2 comentarios en “Picnic en Hanging Rock: de la novela gótica a la ciencia ficción

  1. Hola:

    Leí este libro hace un par de años y lo comenté en el blog. La película se me había quedado muy grabada de niño, y ya sabía que no se iba a resolver el misterio. Lo que no sabía era que existía un capítulo suprimido. Seguramente sin explicación final todo tiene más fuerza. Es una novela extraña y envolvente. Me gustó bastante.

    Buena entrada.
    Saludos

  2. Hola, gran artículo. Me atrevo a apuntar sin embargo que el apellido de Miranda es St. Clare. Se lee sin problemas en el cartel que anuncia su desaparición (el mismo que las presume muertas).

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s