Tadeys, el naturalismo salvaje de Osvaldo Lamborghini

El infierno no debe ser muy diferente del lugar donde sitúa Osvaldo Lamborghini (Necochea, provincia de Buenos Aires 1940, Barcelona 1985) el principio de la acción narrativa en Tadeys (novela escrita en Barcelona en 1983): la zona más pobre de una comarca indefinida sobre la que se cierne la hambruna. Las cabras han aprendido a cazar ratones imitando a los gatos y los devoran con placer. La familia Kab ha de emigrar a la ciudad. Un mundo sórdido, nocturno, escrito con prosa lóbrega y a la vez esteticista, con enculamientos por doquier, donde mujeres y niños son fustigados o violados impunemente en virtud de una ley natural incuestionable. No es fácil encontrar los libros de Lamborghini. De momento sólo he tenido acceso a las 15 primeras páginas de Tadeys, en pdf: Aquí os dejo lo que dice Aira de Osvaldo y esta escena entrañable de la novela:

“Kab trató de consolarlo: Cuando me vaya empezarán tus triunfos. Hasta ahora nadie te hizo la corte porque saben que sos mío, mío, que soy yo quien te descubrió el culito y te lo hice, ¿te acordás cómo llorabas? ¡Y al mismo tiempo me preguntabas si te tomaría por esposa si me quedaba viudo! ¡Hay que ser puto para hablar así, puto de toda la vida!

– Pero yo estoy enamorado de usted.

– Con más razón entonces dijo Kab y se acostó a su lado sobre el montón de paja sobre la cual dormía el pequeño boyero, que clamaba:

– —¡No, ayúdame Señor! ¡Búsquese a otro ya que se va!

Implacable, Kab comentó: Con más razón entonces, antes de despedirme te voy a culiar por última vez: adiós, hoyo, chau poronga. Un beso, conchudito.

Triunfante y soberbio además agregó: ¿A otro teniéndote ya medio ensartado a vos, comiloncito? ¡Demasiado tarde! Poné el orto y cerrá el pico.

Y apeló al método infalible: chuponearle como loco las tetillas. El boyerito ya no resistía. Lloró un poco, pero se dio vuelta de manera que justo, justo coincidieran, la cabeza de la garcha tremenda y el túnel de entrada del diminuto tirapedos. Sintió dolor (ambiguo) durante la primera embestida de la cabeza.

Después se estremeció de placer hasta que el chorro de semen engrasó una vez más su destino de hembra ser, o de lo que fuera ser: porque por más que su amo se lo cogiera sin amarlo, él era algo, Dios quiso que naciera.

Enajenado, Kab le azotó las nalgas mientras gritaba. Claro, soy puto, retrasado razonaba el chico. Kab, enajenado, como siempre (antirradio) cantaba lo evidente:

– —¡Te cogí, ves que te cogí! ¡No te me ibas a escapar! Y ahora limpiala de tu propia mierda.

En efecto, restos de la caca infantil veteaban la cabeza, parte de la garcha de Kab, que se cogía a un niño, qué mierda le importaba, sin amarlo, un carajo.

El boyerito tuvo que agarrarla con las dos manos y dejarla limpita con su propia lengua, tragándose el sabor amargo. A Kab, con los ojos en blanco, se le paró otra vez. Se aferró entonces a una mata de pelo del chicuelo, sin importarle que le doliera un soto, y al grito de ¡seguí, seguí! se la hizo chupar hasta que el chorro de guasca (loco) brotó otra vez. Kab, contento, hasta la despedida la hizo a lo maestro, con cortes y tiraletas, por no decir quebradas.

Kab ahora estaba exhausto. Empujó al suelo al cuidacabra impúber para tener más lugar y empezó a cabecear, a dormitar con ronquidos.

– —Así son los hombres, dijo el boyerito sin poderse contener (era la frase de un novelón radial, y sabía que este género enfurecía a Kab).

Kab se controló un momento. El niño prosiguió con las frases del novelón. Kab se vio a sí mismo acorralado siempre por el puto, la mujer y el lagrimón novelero que avergüenza en la taberna. Lo único que quieren es coger, y luego abandonan a su suerte a la pobre desgraciada. El boyero seguía en su patriada.

Kab no se contuvo más: con un martillo le aplastó las tetillas al marica, las mismas que él, acariciándolas, había hecho florecer. El pobre pequeño se desmayó antes de tener tiempo de aullar. Cuando volviera en sí, ya habría partido hacia la ciudad y para siempre su único amor”.

Osvaldo Lamborghini

Osvaldo Lamborghini

Javier Avilés ha publicado en su blog una buena reseña de la novela.

Aqui publicaron un buen artículo sobre Lamborghini. Y en los comentarios hay un enlace a El Fiord.

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s